¿Quiénes son los chicos que han probado todas esas páginas de citas?

En Cómo Conocer Gente (o CCG como nos gusta llamar al proyecto entre nosotros) somos tres chicos. No hemos crecido juntos, ni tenemos una historia de amistad bucólica que contar y con la que haceros verter lágrimas. De hecho no nos conocíamos antes de comenzar esta aventura conjunta. Dado que en esta página ponemos bastante información personal a tu disposición, información que no queremos por ningún motivo que se filtre hasta nuestro círculo de conocidos, hemos preferido mantenernos en el anonimato. Esperamos que comprendáis la situación y que no penséis que no dar la cara nos desacredita. Nosotros lo vemos más bien al contrario, creemos que todas esas figuras y gurús del sexo por internet que ponen pelos y señales bien pudiera tratarse de perfiles falsos contando milongas. Ese no es nuestro caso. Cada uno de nosotros tiene una vida muy distinta y lo único que tenemos en común es que somos españoles y hemos usado páginas de citas y webs de contactos para concertar encuentros desde hace muchos años. Sin entrar en detalles demasiado personales, estos somos nosotros.

A. R. 32 años. Empresario relacionado con el mundo textil

Soy del sur de España. Comencé a utilizar páginas de citas después de mi última ruptura, hará dos años y medio. Ser autónomo consume por completo mi tiempo y llegado a cierto punto me impidió seguir saliendo por la noche y conocer mujeres a la vieja usanza. Creo que esta es la situación de muchos hombres en este país, y quiero ayudar a aquellos que no se les da muy bien la informática o no se sienten cómodos todavía utilizando las nuevas formas de conocer chicas que usa la juventud de hoy en día.

E. S. 21 años. Estudiante universitario

Conocer gente en la universidad es fácil. A no ser que estudies una ingeniería. Ese es mi caso. Mis clases, además de ser un campo de nabos, son un martirio chino. Es imposible dejar en la universidad los quehaceres académicos. Cuando llego a casa tengo que ponerme a hincar los codos. Así pues, no puedo permitirme salir a pillar cacho si no voy con las cosas sobre seguro. La cosa tiene delito, porque además de la presión de saber que si gasto de más puedo no llegar a final de curso o que si no me machaco los libros puede que no consiga la beca para seguir estudiando, hay que añadir el hecho de que llevo dos años en una ciudad que apenas conozco, Madrid. Las páginas para conocer contactos son una manera genial de conocer universitarias que van al grano y no me hacen perder el tiempo. Durante estos tres meses me he dedicado a hacer una pequeña guía para optimizar el tiempo que se dedica a conquistar a una mujer. Podréis ver mis aportes aquí y allá, J. R. se ha encargado de darles buena forma.

J. R. 28 años. Escritor y traductor

El 90% de esta página está escrita por mí. Y hablando del noventa por ciento… Ese es el porcentaje de páginas de dudosa calidad que hemos encontrado. De cerca de cuatrocientas que recopilamos en un principio, solo unas pocas merecen realmente nuestro esfuerzo, confianza y dinero. Me uní a la iniciativa de A. R. para dar a conocer que hay muchos timos ahí fuera, timos de los que por desgracia he sido víctima. Una herida cerrada y de la que apenas queda ya cicatriz, pero dolorosa en su momento, como todas las heridas. Si está en mi mano poder evitar que algún neófito en la materia salga damnificado, estaré contento de haber invertido tanto tiempo en este proyecto. Espero que la forma en la que escrito el contenido os sea cómoda y divertida. He pretendido darle a la información que el trío hemos recogido una dinámica rápida, cercana y cómica, con algunos matices de colegueo incluso. Espero que me perdonéis el atrevimiento.