Los cinco errores que echarán por tierra tu primera cita

La primera cita es un momento en cualquier relación de pareja. En esta web hemos cubierto ya infinidad de aspectos que hay que tener en consideración a la hora de dar un paso tan importante, puede que incluso definitivo. La transición de la comunicación digital a un encuentro cara a cara no es para nada sencillo y algunos hombres pierden los papeles al conocer pareja en su primera cita pues, por nervios o por el motivo que sea, cometen errores de citas. Esos errores de citas vamos a verlos ahora. No podemos cubrir todas las variables, parámetros y situaciones que pueden ser consideradas como meteduras de pata, pero si que vamos a ver cinco de las más importantes.

Los errores de citas de menor importancia

Los pequeños detalles cuentan mucho. Si de repente estás frente a tu posible futura media naranja y no tienes ningún pequeño detalle que le haga pensar que tu interés y tu motivación es verdadero, tengo que decirte que vas muy mal encaminado. Aunque puedan parecer clichés y estereotipos usados ya hasta la saciedad por otros hombres, eso no quiere decir que te puedas desentender de ello, si se usan, por algo será. No seas menos que los demás y llega a esa cita con un ramo de flores, bien vestido, sé lo suficientemente galante como para invitarla en las comidas y entretenimiento, y suficientemente seguro y moderno como para dejar que ella se niegue y comparta gastos. Todo en su justa medida. No seas un clon, mantén tu personalidad y añade un toque distintivo a tu atuendo, planes y ramo. Las rosas están muy vistas, ¿qué tal unos suaves tulipanes?

regalar flores chicaLos pequenos detalles tambien cuentan

Conocer nueva gente durante vuestra primera cita

Si vas a conocer a esta chica tan especial por primera vez, no hay lugar para nadie más en este día tan señalado. Así que cumple las normas y mantén tus ojos alejados de los traseros y escotes del resto de mujeres que paseen junto a vosotros. Que tu mirada se centre en ella en todo momento, pero sin que llegue asentirse acosada. Lo que en realidad no quieres que ocurra es que ella pueda llegar a pensar que para ti es otra más, un polvo de una noche (a no ser que efectivamente hayáis quedado para follar a través de una página para tener sexo casual). Haz que se sienta única, querida, ansiada… Y te la tendrás ganada.

Evitar las estafas de citas online

Un cambio radical en la primera cita

En su momento te dijimos que es muy importante venderse y hacer un perfil para conocer gente y que si para ello hacía falta adornar un poco nuestra persona, pues… ¡Qué se le va a hacer!

Lo que no puede ocurrir por ninguna razón del mundo es que todo lo mejor que había en ese perfil fuera una burda mentira, ornamentos demasiado elaborados y que deformaban la realidad hasta dejarla irreconocible. No puede llegar a tu primera cita con una mujer con quien pretendes acostarte, tener una aventura de vez en cuando o involucrarte en una relación a largo plazo siendo alguien completamente diferente. Es más, lo más probable es que salgas muy mal parado. Ellas se sentirán engañadas, estafadas, y en este caso suelen hacer mucho ruido en las redes, dificultándote así posteriores encuentros con otras damas.

pretender ser otroSi has mentido ahora estas en apuros

No hables de tus experiencias pasadas

Esto cae de cajón. A veces vemos citas en las películas hollywoodienses donde nos muestras a dos personas que acaban de conocerse y comparte con libertad este tipo de temas. Recuerda que es ficción y que en la realidad no funciona. ¿Acaso quieres saber cuántos polvos se ha echado en lo que va de año? Yo creo que no.

Es la primera cita así que no te pases

Hay todo tipo de mujeres, pero la mayoría de ellas solo van como avanzadilla a la primera cita. Con un poco de suerte se animarán a algo de contacto físico, con mucha suerte a un beso. Y en el más suertudo de los casos te tocará una jovencita liberar que batirá tus caderas a base de bien. Pero no sueñes. En cualquier caso, no des tú el paso, no tengas miedo de quedar como un “impotente”, deja que sean ellas las que te digan hasta dónde están dispuestas a llegar.